Compañía en el aislamiento




Oración por Compañía en el aislamiento

Oh Dios misericordioso y amoroso, en este momento de soledad y aislamiento, acudo a Ti en busca de tu divina compañía. Sé mi luz en la oscuridad, mi refugio en la tormenta, mi consuelo en la aflicción. Escucha mi humilde oración y permíteme sentir tu presencia cerca de mí en todo momento.

Te alabo, Señor, por tu grandeza y bondad infinita. Eres el Todopoderoso, el Creador del universo, el Rey de reyes. En medio de mi soledad, encuentro consuelo en tu amor incondicional y en tu misericordia sin límites. Gracias, Dios mío, por estar siempre presente en mi vida, incluso en los momentos más difíciles.

Te doy gracias, Padre celestial, por las bendiciones que has derramado sobre mí a lo largo de los años. Aunque ahora me encuentre solo y aislado, reconozco y valoro todas las maravillas que has obrado en mi vida. Gracias por tu constante provisión, tu amor inagotable y tu guía sabia.

Me arrepiento, Señor, de mis faltas y pecados. Reconozco mis debilidades y mis errores, y te pido perdón por todo aquello que ha entristecido tu corazón. Purifícame, oh Dios, y límpiame de toda mancha para que pueda acercarme a Ti con un corazón puro y sincero.

Te pido, Dios eterno, que en este tiempo de soledad y aislamiento, me concedas tu gracia y tu fortaleza. Ayúdame a encontrar consuelo en tu presencia y paz en tu amor. Que tu Espíritu Santo me guíe y me fortalezca en medio de las dificultades y las pruebas.

Intercede por mí, oh Madre María, y por todos aquellos que se sienten solos y desamparados. Tú, que conoces el dolor de la soledad y la angustia, acompáñanos en nuestro camino y ayúdanos a encontrar consuelo en los brazos de tu Hijo. Ruega por nosotros, oh Santa Madre de Dios, para que podamos experimentar la presencia amorosa del Señor en todo momento.

Me consagro a Ti, Señor, en este momento de soledad y aislamiento. Te entrego mi vida, mis preocupaciones y mis anhelos. Haz de mí un instrumento de tu paz, un reflejo de tu amor y una luz en la oscuridad. Que mi existencia entera sea para tu gloria y para el bien de los demás.

Te pido, Señor, que derrames tu bendición sobre mí en este tiempo de soledad. Que tu luz divina me ilumine, tu amor infinito me sostenga y tu paz sobrenatural me llene. Bendíceme, oh Dios, y protégeme con tu manto de amor y misericordia.

En tu nombre, oh Padre, Hijo y Espíritu Santo, elevo esta oración por Compañía en el aislamiento. Que tu presencia divina me acompañe siempre y me conceda consuelo en medio de la soledad. Amén.


Descarga la Oración de Compañía en el aislamiento en PDF

Comparte esta Oración facilmente con el Código QR

WhatsApp
Facebook
Twitter
Pinterest

Acerca de la Compañía en el aislamiento

Oraciones Similares

Biólogo/a

Aceptación del presente

San Pancracio

Medio hermano

San Félix

Oración del día de hoy 5 de abril

Scroll to Top